La vacunación en Puerto Rico y a nivel mundial es un asunto de salud pública y de compromiso socia

La vacunación en los pacientes pediátricos siempre ha sido una herramienta clave para la prevención de enfermedades y la disminución de la mortalidad infantil. Muchas de las enfermedades infecciosas tales como el polio, varicela, meningitis bacteriana y la influenza son prevenibles gracias a las vacunas que por décadas han estado con nosotros. Cada una de las diferentes vacunas ha sido estudiada de forma minuciosa y hay miles de datos que las avalan. En los primeros dos años de vida estamos protegiendo a nuestros niños de 14 enfermedades que podrían ser potencialmente graves para ellos. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han establecido un itinerario de vacunas por edades. Es de vital importancia que a la hora de vacunar no se altere el itinerario y no se retrase el mismo. El postergar la vacunación deja al infante o niño vulnerable a desarrollar la enfermedad, además que los niños no vacunados pueden transmitir la enfermedad a otras personas. Al vacunarse no sólo se protege a este, sino a su familia, amigos y a la comunidad. Al vacunarse se crea la inmunidad a edad temprana. Hay vacunas que requieren más de una dosis y otras que requieren refuerzos ya que se conoce que la respuesta inmune puede disminuir con el tiempo. 

Itinerario de vacuna publicado por el Departamento de Salud de Puerto Rico

Uno de los retos mayores es la educación a los padres para que puedan tomar decisiones basadas en información científica y no en el miedo. Toda vacuna puede tener un efecto secundario, pero puestos en una balanza, los beneficios superan por mucho los riesgos. Un ejemplo de esto es la meningitis bacteriana, una enfermedad sumamente seria cuya evolución es rápida y puede causar pérdida de extremidades y hasta la muerte. Ningún padre permitiría que su hijo vaya en el auto sin el cinturón de seguridad ya que no sabemos cuándo puede haber un accidente. Las vacunas son ese cinturón, ese casco que nos protege contra una enfermedad potencialmente grave.  Hay enfermedades que por décadas los profesionales de la salud no hemos visto porque han sido erradicadas gracias a las vacunas. Poblaciones donde está limitado el acceso a las vacunas están más expuestas a contraer enfermedades que hoy pueden evitarse con la vacunación. En Puerto Rico el 90% de los pacientes en edad pediátrica se vacunan, sin embargo, la meta es impactar más a la comunidad y lograr el 100%. Una comunidad informada y educada es la clave del éxito.  En estos tiempos donde hemos estado expuestos al virus del COVID-19 es aún más importante mantener la vacunación de los niños al día para evitar complicaciones o que estén a mayor riesgo de comorbilidades si se exponen al virus. 

Los profesionales de la salud tenemos un compromiso moral y social con nuestra población infantil, no hay nada mejor para la salud que la prevención. 

¡VACUNEN a sus hijos, no esperen a que se expongan!

Este artículo fue redactado por la Dra. Bernadette Barbosa Santos en colaboración con el equipo de redacción del boletín Millennium Medical.

La Dra. Bernadette Barbosa Santos es pediatra y médico primario en CESMI, Calle Santa Cruz #59, Bayamón, PR 00961, Tel: (787) 778-2100. Horario de oficina: lunes a miércoles de 8:00am – 2:00pm. Para cita envíe un correo electrónico a: citas@cesmisalud.com    Incluya el nombre competo del niño y su edad, nombre completo de la madre, padre o tutor y número de teléfono. La cita puede ser presencial o por telemedicina. Para más información sobre los servicios que brindamos en CESMI visite nuestra página WEB: www.cesmisalud.com y nuestra página de Facebook: www.facebook.com/cdtcesmisalud.com 

Escrito por labadmin en .

Últimos artículos

© 2022 Centro de Servicios Médicos Integrados. All rights reserved. Powered by Cadadigital.